viernes, 25 de septiembre de 2015

¿Los mecanismos de defensa, que tanto nos han servido de adolescentes, ...

... se convertirían en una bendición o en una maldición en nuestra edad madura?

 

Los mecanismos psicológicos de defensa, son las maneras, no necesariamente sanas, en que buscamos preservar nuestra imagen, evitar que nos lastimen, mostrar vulnerabilidades o debilidades que queremos preservar como propias o intimas, etcétera.

Antes de enumerarlas y describirlas, conviene entender lo que obstaculizan. Nos suena natural defendernos ante cualquier evento que nos pone en duda, nos cuestiona, o nos produce un dolor psicológico inmanejable. Pero ¿que tanto podemos evolucionar cuando en vez de, por ejemplo, reconocer lo que nos lastima procedemos a atacar basándonos en el enemigo que percibimos que nos acecha?


 

Ese es uno de los mayores problemas que nos generan nuestros mecanismos de defensa: nos acostumbramos a ver la vida y a los demás como un continuo campo de batalla en el que no hay tregua ni espacios, ni amigos, ni buena voluntad, ni solidaridad, ni amor. Peor aun, nos podemos acostumbrar a vernos a nosotros mismos (redundancia voluntaria), como parte de aquellos que, en el fondo, son nuestros enemigos.

 Desprendernos del todo de nuestros mecanismos de defensa, de la noche a la mañana, puede parecer iluso o hasta temerario. Pero si requiere estar atento siempre a lo que sentimos, a como respondemos y al como vamos alejando y a veces lastimando a los otros en forma indiscriminada.

Los estudios de longevidad han mostrado que un desarrollo personal pobre y mayormente defensivo, conduce de manera natural a la soledad, el aislamiento, la carencia de solidaridad. Puede no conducir directamente a la muerte, pero le favorece con mucho el camino.

Empezamos abriéndonos al mundo, cuando desarrollamos nuestra identidad y fortalecemos nuestra intimidad vía la relación con los demás. Erik Erikson describió hace varios años estas etapas del desarrollo psicosocial vía las cuales preparamos nuestro terreno para convertirnos en personas generativas e integrativas.

Reconocer nuestros mecanismos de defensa mas comunes, nuestros miedos y debilidades es parte del proceso de madurar y preparar el terreno para una maduración profunda y duradera.

jueves, 24 de septiembre de 2015

¿A quien se le ocurrió que la edad de la jubilación debería ser alrededor de los 60?

Leyendas y realidades de la edad promedio de jubilación


En una historia no confirmada se dice que el Canciller alemán Otto von Bismarck, instituyo la edad de 70 años como la edad de retiro y jubilación de los burócratas alemanes. Algunos dicen que después se bajó la edad para deshacerse de todos aquellos que pudiesen ser voces opositoras u obstáculos a su mandato. Con el paso del tiempo y dada la baja expectativa de vida de ese tiempo, la idea empezó a ser admitida en otras naciones. Era un lapso razonable entre retirarse, callarse y morir, pero también era una manera de reconocer los estragos de las guerras en la población adulta europea.

Age 65 Retirement:The German Precedent

Germany became the first nation in the world to adopt an old-age social insurance program in 1889, designed by Germany's Chancellor, Otto von Bismarck. The idea was first put forward, at Bismarck's behest, in 1881 by Germany's Emperor, William the First, in a ground-breaking letter to the German Parliament. William wrote: ". . . those who are disabled from work by age and invalidity have a well-grounded claim to care from the state."


One persistent myth about the German program is that it adopted age 65 as the standard retirement age because that was Bismarck's age. In fact, Germany initially set age 70 as the retirement age (and Bismarck himself was 74 at the time) and it was not until 27 years later (in 1916) that the age was lowered to 65. By that time, Bismarck had been dead for 18 years.  (tomado de http://www.ssa.gov/history/age65.html)

Otra versión dice que esas decisiones se adoptaron con el criterio de retirarse justo unos años antes de morir acorde a las estadísticas, de forma tal que los costos de las enfermedades tardías y crónicas fuesen absorbidas mayormente por las familias. 

Ambas historias surgen en un contexto en que las pirámides poblacionales tanto en Europa como en América, favorecían mayoritariamente a los jóvenes, en cuyo trabajo recaería mantener al resto de la, minoritaria, población jubilándose.

Con el paso de los años y la aparición de nuevos estilos de vida mas saludable, sistemas de salud mucho mas fuertes, prácticas de salud mas preventivas, una mejora global en los niveles de vida e higiene y disminuciones radicales en las tasas de mortandad, la ecuación cambio en unas pocas decadas en el siglo 20.

Al mismo tiempo que la expectativa de vida se alargó, creció el número de gente "retirada" que dependía de los estados. Al mismo tiempo, el número promedio de hijos en cada familia se redujo.  El siglo 21 nos trajo una sorpresa esperable para muchos. La gente vivía crecientemente mas allá de los 60, las familias se reducían en número y las pirámides poblacionales se invirtieron en Europa y progresivamente en América.

El resultado está siendo que las viejas creencias sobre la vida "útil" de las personas, están haciendo colapsar a economías completas como la de Grecia y otros mas de países que esperan en la lista de crisis por ocurrir en el siglo 21.

La verdad es que con la pobreza cultural de la mayoría de las organizaciones de hoy en día y particularmente en México, la gente sueñas con abandonar sus trabajos desmotivadores, sus estructuras jerárquicas, sus ambientes de compadrazgos mediocres, sus ambientes castradores y represivos.

Sumen a esto la sub-valoración del trabajo de la gente mayor de 50 y tenemos un buen coctel para enfrentar una crisis social y económica, derivada de no planificar y preparar a la gente para vivir productivamente mas allá de los 80.

No solo hay que repensar las edades de jubilación desde la perspectiva de nación, sino también desde la perspectiva individual, de otra manera moriremos en la espera de que alguien decida cambiar la situación.

Como nota complementaria vale la pena leer la justificación que se hace de la edad de retiro y jubilación en EUA, tomado de la misma fuente citada ariba:

The Origins of the Retirement Age in Social Security

By the time America moved to social insurance in 1935 the German system was using age 65 as its retirement age. But this was not the major influence on the Committee on Economic Security (CES) when it proposed age 65 as the retirement age under Social Security. This decision was not based on any philosophical principle or European precedent. It was, in fact, primarily pragmatic, and stemmed from two sources. One was a general observation about prevailing retirement ages in the few private pension systems in existence at the time and, more importantly, the 30 state old-age pension systems then in operation. Roughly half of the state pension systems used age 65 as the retirement age and half used age 70. The new federal Railroad Retirement System passed by Congress earlier in 1934, also used age 65 as its retirement age. Taking all this into account, the CES planners made a rough judgment that age 65 was probably more reasonable than age 70. This judgment was then confirmed by the actuarial studies. The studies showed that using age 65 produced a manageable system that could easily be made self-sustaining with only modest levels of payroll taxation. So these two factors, a kind of pragmatic judgment about prevailing retirement standards and the favorable actuarial outcome of using age 65, combined to be the real basis on which age 65 was chosen as the age for retirement under Social Security. With all due respect to Chancellor Bismarck, he had nothing to do with it.
(tomado de http://www.ssa.gov/history/age65.html)

viernes, 18 de septiembre de 2015

Mirar hacia atrás y mirar hacia adelante

Reconocer como hemos crecido y como hemos llegado a ser lo que somos, ayuda a entender como iremos ganando ciertas capacidades pero también como perderemos otras. 


Entender nuestro propio crecimiento personal y psicológico a lo largo de los años ayuda no solo a entendernos a nosotros en nuestro desarrollo adulto, también ayuda a que entendamos a nuestros padres y mayores y el tipo de ayuda que van a necesitar, que seguramente será un reflejo de lo que nosotros necesitaremos algún día.



¿Como hemos llegado a ser lo que somos? es una pregunta difícil y racional, cuando se le contempla desde el futuro. Pero respondernos ¿Como iremos dejando de ser los que somos? Es una pregunta emocional, que nos atañe no solo a nosotros sino también a nuestros padres, hijos y mayores.

Entender a fondo la pregunta y las respuestas es muy relevante porque va a significar madurar con sabiduría o envejecer a lo tonto.  Para entender la pregunta necesitamos comprender nuestro propio crecimiento y como la madurez puede ir cimbrando nuestra auto-imagen, si no sabemos manejar nuestra evolución madura y la de aquellos cercanos a nosotros.

Para entender, para entendernos, para entender a nuestros hijos y a nuestros padres, es muy conveniente agarrarnos de la mano de uno de los teóricos mas importantes del desarrollo personal, desde la infancia hasta la senectud: Erik Erikson. Entender sus ocho etapas de desarrollo psicosocial ayuda también a entender en retrospectiva lo que hemos ganado y lo que podríamos ir perdiendo, a menos que hagamos algo al respecto




miércoles, 16 de septiembre de 2015

Lo que la vida debe ser...

... sin importar el destino del salto.


La única referencia que encontramos de esta foto está aqui: 
https://pbs.twimg.com/media/CO23-wzVAAA4oNU.jpg

jueves, 10 de septiembre de 2015

Maculinidad versus feminidad como factores de influencia en la longevidad

Los hombres y mujeres con intereses "típicamente" femeninos, tienden a vivir mas tiempo que los hombre y mujeres con preferencias masculinas.


Ser mujer u hombre desde el punto de vista biológico se debe a la presencia de dos cromosomas sexuales que en el caso de las mujeres son los cromosomas llamados XX, y en el caso de hombres XY. Estos determinan nuestras características físicas y genitales y nos convierten en hombres o mujeres desde el nacimiento. Pero estos cromosomas no determinas muchas de las características sicológicas que forman parte de la personalidad que uno se forma.

Todos sabemos que cada uno tenemos preferencias, culturalmente influenciadas, que nos tienden a caracterizar, hombres y mujeres, con tendencias o preferencias masculinas o femeninas. Esto no tiene que ver con homosexualismo. Simplemente son intereses y tendencias que vamos desarrollando desde infantes y, sin saberlo, van influenciando que tanto viviremos.

Los estudios de Terman que iniciaron en el siglo pasado, tendieron a evaluar las preferencias de hombres y mujeres acorde con las costumbres norteamericanas de los años 50s.  Aun así las conclusiones del estudio siguen siendo validas.

Para dejar mas claro este punto, antes de proseguir, responden estas preguntas:

Si pudiese elegir tu carrera de nuevo, serías (responde con un si o un no cada opción):
  • ¿Un decorador/a de interiores?
  • ¿Trabajador/a social?
  • ¿Educador/a?
  • ¿Ingeniero/a mecánico/a?
  • ¿Inventor/a?
  • ¿Piloto?
Checa tu puntaje en la nota al pie de la página.



 Estas evaluaciones se aplicaron a los participantes en el estudio desde antes de 1950 en EUA.  Para sorpresa de todos, los hombres y mujeres con preferencia femeninas tendieron a vivir un poco más en promedio. Mientras que los hombres y mujeres con preferencias masculinas tendieron a vivir, obviamente, menos. ¿Cual era la razón?

El comportamiento masculino norteamericano estándar tiende a actividades de mayor riesgo, mayor consumo de cigarro, alcohol y enervantes y un cierto desdén por la confianza y cercanía personal e intima (no necesariamente sexual) con otros y otras.  Este patrón de conducta, tanto en hombres como en mujeres, genera un mayor numero de accidentes e incluso una mayor presencia de alteraciones mortales de salud asociados al consumo del tabaco o del alcohol. De hecho, las estadísticas de los últimos años lo confirman: a medida que las mujeres adoptan estos patrones de comportamiento masculino, sus estadísticas de muerte crecen.

El caso contrario son los hombres y mujeres con preferencias femeninas. Tienden a buscar mas la cercanía social intima y personal, buscan más el orden, tienden mas a buscar y pedir ayuda o consejo, hablan de si mismos con otros y desarrollan círculos de amistad mas estrechos.

Estas conclusiones se confirmaron al analizar el comportamiento y mortandad de los hombres y mujeres femeninas, cuando sus parejas fallecieron. Cuando esos sucedió, los hombres y mujeres femeninas tenían redes de apoyo mas amplias y buscaron ayuda en sus grupos de referencia social, esto hizo que sobrevivieran su perdida de pareja, un mayor tiempo. 

Por el contrario, los hombres y mujeres masculinas, en ausencia de una red de soporte social igual de estrecha, tendieron a aislarse y fallecieron mas pronto que el otro grupo.

La lección mas relevante de este hallazgo es apreciar a fondo la parte el comportamiento femenino que nos falta a los hombres y en particular, no únicamente, su mayor facilidad para socializar abiertamente con los demás - aludiendo, claro, a las mujeres femeninas.


- - - - - - - - - 
Si elegiste a las tres primeras SI y las tres ultimas NO, tienes preferencias femeninas
Si elegiste a las tres primeras NO y las tres ultimas SI, tienes preferencias masculinas - -

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Nuestro circulo social puede contribuir a nuestra longevidad.


 Tener un circulo social en el que uno se sienta protegido y apreciado no contribuye a la longevidad, pero...

Hay personas que tienen un circulo social y familiar en el que se sienten confortables, apreciadas y queridas. Ciertamente es una fuente de alegría y bienestar contar con un grupo social así.  Parte de ese circulo pueden ser gente conocida desde hace mucho tiempo, a los cuales apreciamos y recibimos aprecio en correspondencia. Aparentemente esto no hace una gran diferencia en nuestra longevidad.

El sentimiento pasivo que no se traduce en acciones de apoyo y solidaridad, parece que solo ayuda a que nos sintamos, bien pero no genera el tipo de acciones de nuestra parte que nos involucran con los demás.

Lo que hace la diferencia en nuestra salud y longevidad si es el involucramiento con los otros. El apoyar a otros, el participar en un fin común, el prestar el tiempo de uno para convivir participando, ese si es un efecto diferenciador y que contribuye, casi que en recompensa, a nuestra salud y longevidad. Quizá es parte de lo que nos mantiene adicionalmente motivados e involucrado con los demás y de lo cual obtenemos la retribución de la salud y la longevidad.

 

Como mucho otros factores que contribuyen a nuestra longevidad, el tamaño y la diversidad de estas redes sociales si importa. Claro hasta el punto en que sean tantas las redes que solo participemos como convidados de piedra y el efecto benéfico en nosotros, se diluya.

 Citando textualmente a los autores del reporte, se afirma:


"Mas allá del tamaño de las redes sociales, el beneficio mas claro de las relaciones sociales provino de ayudar a otros. Aquellos que ayudaron a sus amigos y vecinos, aconsejando y cuidando de otros, tendieron a vivir hasta una edad avanzada." (The Longevity Project, Friedman & Martin, 2011).

 Así pues, no es la sociabilidad pasiva y contemplativa la que marca la diferencia en salud y longevidad. Son las acciones orientadas a ayudar a otros en nuestras redes sociales, las que hacen la diferencia.

 


martes, 8 de septiembre de 2015

¿Tiene algo que ver nuestro éxito profesional con la longevidad y la salud a largo plazo?

La persistencia y el cultivar continuamente los intereses de uno, trabajando arduamente en el proceso, tiene que ver mas con nuestra longevidad y salud de lo que habíamos pensado.


Aquellos que desde pequeños se les clasificó como persistentes, dedicados y motivados tienen una esperanza de vida mayor en buena medida porque aprenden en el camino autocontrol, disciplina, dedicación y empeño. En esa misma ruta, casi todos ellos aprenden a llevar vidas mas saludables y a no depender del alcohol o del tabaco.

Aún sabiendo esto, la relevancia de la carrera que uno elige y el éxito que uno obtiene de la misma, parece tener también una fuerte influencia en la longevidad y la salud en el largo plazo. Por supuesto no es fácil separar estas influencias. Las personas con carrera y con el éxito profesional derivado de ellas, se han vuelto exitosas en buena medida por su persistencia, dedicación y auto motivación.

En general los datos indican que las carreras profesionales, seleccionadas por decisión propia, que permiten seguir una ruta de cada vez mayor profesionalización e ir aprovechando la experiencia ganada, son las carreras que brindan mayor posibilidades de fomentar la longevidad y la salud.

En contraposición a estas, las carreras, como ventas diversas, parecen ofrecer altos ingresos, pero no permiten comúnmente ir trazando una trayectoria de vida que permitan darle continuidad mas allá  de la jubilación.

La clave de la longevidad es el aprecio y la pasión por lo que uno hace. La dedicación sostenida por motivación propia, dependiente solo en parte de la remuneración económica. Las personas con carreras profesionales exitosas, tendieron a vivir 5 años más que sus contrapartes menos exitosos. De hecho las predicciones de longevidad o muerte temprana, se hicieron con base en clasificaciones de éxito profesional anticipadas por los investigadores mas de 30 años antes. Terman mismo hizo las predicciones de longevidad y el mismo no vivió lo suficiente para ver la validación de sus conjeturas.

Desafortunadamente los datos del estudio Terman, también indican que personas con carreras profesionales fallidas, de no encontrar los paliativos tales como un matrimonio feliz o intereses afuera de la carrera profesional, tienden a a sufrir alteraciones de salud o a morir a edades mas tempranas que el resto de sus colegas. 

En la anticipación de la muerte temprana, al menos mas temprana que sus contrapartes del mismo grupo de edad, las personas que suman una fallida carrera mas una carencia de dedicación, empeño y esmero en lo que hacen y en la vida en general, tienden a empeorar sus probabilidades de una vida larga y saludable. En el contexto del estudio de Terman, una muerte temprana se consideraba al fallecer antes de los 60. Aparentemente las expectativas de vida de un adolescente clasificado como desmotivado, desganado y sin ambiciones, si ayudaron a predecir el fallecimiento temprano de estas personas, más de 40 años después.

El elixir de la vida parece pues ser el empeño, la dedicación y el interés en lo que uno hace, aún desde pequeño, en su esfera profesional o su actividad primaria.  

Para confirmar esto conviene ver que pasó con las personas mayores de 70 años. los hombres y mujeres que se mantuvieron activos y productivos vivieron mas tiempo que aquellos que optaron por una vida mas relajada y libre de dedicación y esfuerzo. Abandonaron sus motivaciones y la vida los abandono a ellos y ellas. Esta persistencia del grupo longevo importo mas que sus relaciones sociales o su auto apreciación de que tan felices eran. Así pues no fueron los que se reportaban como los mas felices y relajados los que vivieron mas, sino los que se mantuvieron firmes en la actividad que habían seleccionado. Estas mismas personas persistentes mayores de 70, si tendieron a ser mas felices, mas saludables y mas longevas que sus contrapartes.


¿Cuales son algunas de las preguntas que puedes hacerte para saber si estás en tu ruta de vida de largo plazo?  Aquí se mencionan algunos ejemplos:
  • ¿Siento que el trabajo que realizo tiene mucho sentido?
  • ¿El éxito de mi carrera depende de mi esfuerzo y no de la suerte?
  • ¿Me apasiona el trabajo que hago? 
Si todas tus respuestas son negativas, es tiempo de hacer un alto en el camino y reflexionar sobre lo que sigue en esta trayectoria.





lunes, 7 de septiembre de 2015

¿El matrimonio afecta la longevidad de los hombres y de mujeres en forma diferente?

Los más intrigante de las repercusiones a largo plazo del matrimonio o del divorcio, son las diferentes maneras en que afecta a hombres y mujeres.

Antes de enunciar conclusiones, cabe mencionar que las aseveraciones y conclusiones que aquí se mencionan, no son mis opiniones. Me baso en los estudios de Terman con mas de 1500 individuos, de clase media, a los que se empezó a darles seguimiento desde principios del siglo pasado y hasta inicios de este siglo.

Es bastante común oír que la gente aconseja casarse para vivir mejor y por mas tiempo. Sin embargo parece que esta receta no se aplica por igual a todos y no se aplica igual a hombres que a mujeres.

Parece un hecho demostrado que los matrimonios largos, duraderos y de primera vez, tienen un efecto benéfico similar en hombres que en mujeres. Pero ahí se terminan las similitudes.

Las implicaciones de la soltería, el divorcio y las segundas nupcias repercutieron de forma diferente en hombres que en mujeres.  En la siguiente tabla se muestran un resumen de lo observado con hombres de la muestra de Terman:
  • Los mas longevos:
    • Hombres felizmente casados y que siguieron casados sin divorcio.
  • Los que siguen en longevidad:
    • Hombres solteros de por vida
  • Los segundos menos longevos:
    • Los casados por segunda o tercera vez
  • Los menos longevos:
    • Divorciados que nunca se volvieron a casar de por vida
Pareciera ser que para los hombres el divorcio es un evento devastador y de consecuencias persistentes y muy duraderas. El estrés asociado al divorcio para los hombres,no parece desvanecerse, a menos que la gente se case por segunda vez y con un largo pasar de años felices, no se pierde tanta longevidad como la que pierden los divorciados que nunca se casaron de nuevo. Es decir, si hay un remedio atenuante, pero es un remedio lento y de muy largo plazo. En otras palabras: para los hombres, un divorcio los deja en los dos grupos de menor longevidad.

La situación parece ser diferente para las mujeres. Ellas también son las mas longevas cuando forman parte de un matrimonio feliz, en comparación con sus congéneres menos afortunadas. Las conclusiones de los estudios Terman, con respecto a longevidad y relación marital de las mujeres, son los siguientes:
  • Las mas longevas:
    • Mujeres felizmente casadas y que siguieron casadas sin divorcio.
  • Las que siguen en longevidad:
    • Mujeres que se divorciaron y no se volvieron a casar.
  • Las segundas menos longevas:
    • Las que permanecieron solteras de por vida.
  • Las menos longevas:
    • Divorciadas que se volvieron a casar.
Antes de interpretar estos resultados conviene dar un poco de contexto. La mayor parte de los matrimonios de los que se hablan aquí, ocurrieron en el periodo de 1940 a 1950.  Es entendible que el divorcio, tan común hoy en día (casi la mitad se divorcian después de su primer matrimonio), traía consigo repercusiones mas devastadoras para la pareja que el estándar de hoy en día. Dicho esto ahondemos en estos  datos.

Después de las mujeres felizmente casadas desde la primera vez, las que siguen en longevidad son las que experimentaron una vez con el matrimonio, no les resultó y optaron por no casarse otra vez. Curiosamente si esto lo hacen los hombres, ellos se convierten en los menos longevos. A las mujeres parece sentarles mejor la soltería después del primer divorcio. Incluso las mujeres que no se volvieron a casar tienden a ser mas longevas que las solteras de por vida y mas longevas también que las divorciadas en segundas nupcias. Dicho de otra manera: el divorcio afecta más a los hombres que a las mujeres.

Tanto en hombres como en mujeres, el divorcio tiene consecuencias de largo plazo que muchas veces pasan inadvertidas simplemente como un difícil trago amargo. Pero es mucho mas que eso. 

Obviamente entre mas tortuoso y difícil el proceso de divorcio, con sus consecuencias financieras y familiares, el proceso tiene mayores repercusiones para la salud física y mental en el largo plazo. Uno no debería dejar pasar este proceso en soledad o en reclusión. Es un evento que nos marca para toda la vida y lo que hagamos en el proceso mismo, puede hacernos transitar con un buen numero de reflexiones y conocimiento de nosotros mismos o podemos hacerlo que se transforme en un trago amargo que se queda en la garganta durante toda la vida.  Depende de cada uno tomar las decisiones adecuadas para afrontarlo y elegir los interlocutores para expresarlo.

Pero la lección de mayor envergadura es la extrema importancia al seleccionar la que va a ser la pareja de toda la vida. Ahí nos jugamos mucha de nuestra longevidad de largo plazo. Pero, en conclusión también, el matrimonio no es la panacea de la felicidad y la longevidad.

Conviene ver estos resultados desde otra perspectiva: ¿Quienes eran estos hombres y mujeres antes de casarse? ¿El matrimonio los cambió? ¿O ellos y ellas eran diferentes antes de casarse?

Pues acorde con el estudio de Terman, presentado en el libro "The Longevity Project": La gente que se casa felizmente era de hecho mas feliz desde antes de casarse. La gente que se divorcia, llevaban vidas menos felices desde antes de casarse. Así pues la felicidad pre-existente de la gente por casarse, es factor primordial para prevenir el divorcio.

[De esta conclusión se excluye a las personas que fueron a alguna de las guerras, porque ellos y ellas regresan transformados y su expectativa de vida, feliz o infeliz, se reduce considerablemente aun si sobreviven a la guerra dependiendo del tiempo que pasaron en el frente de batalla.]

Hay otro dato dramático e inesperado: ¿Quién en la pareja determina la felicidad a largo plazo del matrimonio? ¿Es la química emocional conjunta de la felicidad del hombre y de la mujer la que determina la felicidad total en el matrimonio? ¿O es la felicidad de uno de los dos la que determina la felicidad del matrimonio y su durabilidad en el largo plazo?

Al hacer el análisis estadístico de la felicidad y la salud reportada de las parejas a lo largo de su vida (en muchos de los casos desde la adolescencia y matrimonio hasta su muerte), los resultados señalan que:

  • La felicidad del esposo determinaba la salud de la pareja.
Es decir, conociendo si el esposo era feliz, en el contexto de alrededor de 1950, se podía determinar la salud general de la pareja. En otras palabras un esposo gruñón, desalmado o infeliz afectaba mucho mas la salud general de la pareja que una esposa gruñona, desalmada o infeliz. El factor determinante era la felicidad y bienestar del esposo.



 

El ejercicio intenso no necesariamente ayuda a la longevidad y la salud general

Los maratonistas no necesariamente viven mas tiempo, pero los extremadamente inactivos si mueren más rápido.

Ojalá, para algunos de mis amigos, se pudiese afirmar que los que ejercitan más viven mas tiempo y más felices, pero los datos no parecen indicar eso.

Todavía más. Los niños energéticos, que practican no uno sino varios deportes intensamente, es probable que le estén invirtiendo mas tiempo al ejercicio que a los años de vida que van a obtener como bono de longevidad. Es malo ser una pasta inactiva, pero daña aun mas pasar de ser un infante súper activo y energético, para cambiar de estilo de vida a los 40 a 50 y a partir de ahí perder todo el interés en el ejercicio o las actividades energéticas.

Las conclusiones de los estudios de Terman durante 75 años, en los que se les dio seguimiento a las actividades físicas y la ejercitación de los 1528 participantes en el estudio, son las siguientes:



  • Los niños que eran los mas sociables y cuya actividad deportiva tenía una fuerte motivación social se convirtieron en adultos más activos. Pero a medida que crecieron y se acercaron a los 60, perdieron motivación y ya no eran mas activos que el resto de la muestra. Este decremento en sus actividades físicas si tuvo impactos. Entre otras repercusiones, perdieron el bono de longevidad que habían ganado.
  • Para la longevidad y un buen estado de salud de largo plazo, es mucho mas relevante ser y mantenerse activo a partir de la edad media (30-50) y tratar de no parar ajustándose cada uno a su nivel de actividad disfrutable y sostenible. Los que empiezan a hacerse activos de jóvenes y mantienen sus niveles de actividad, si viven vidas mas saludables y longevas.

En general si es muy favorable a la salud y la longevidad mantenerse activos. Pero como dice el refrán: ¨mas vale paso que dure y no trote que canse". La investigación de Terman lo confirma con plenitud.

Manteniendose activo y feliz ... con aguacate

Lo esencial es mantenerse activo física y mentalmente y muy en particular desde los 50.


Esta es la foto del abuelo de Nanita de la Rosa publicada por ella en Facebook. Su abuelo tiene 82 años.


Si tienes fotos similares por favor compartelas aquí.


miércoles, 2 de septiembre de 2015

¿Por qué los concienzudos, esmerados, reflexivos y laboriosos viven más?

En los estudios longitudinales de Terman, los patrones de comportamiento de los concienzudos, conducen a mayor longevidad. ¿Por qué?

Hay muchos sinónimos de concienzudo, tales como: esmerado, cuidadoso, escrupuloso, meticuloso, minucioso, reflexivo, atento, laborioso, afanoso. Los estudios de Terman, que le han dado seguimiento a los que eran niños desde 1920, han demostrado que esas características en el comportami9ento de los niños, anticiparon los que serían las personas mas longevas del grupo al que se le dio seguimiento. Pero ¿por qué los concienzudos tienden a ser mas longevos? ¿Que hacen que se distinguen en el largo plazo de los negligentes y los chapuceros? ¿Que  patrones sutiles de comportamiento, casi suicidas en el largo plazo, caracterizan a los que el lenguaje popular llamaría los "valemadristas"?

A los ojos de un niño, o de sus padres, el concienzudo puede no ser el individuo mas sociable, ni el más amiguero, ni el más simpático. El niño o el adolescente concienzudo a veces puede parecer obsesivo o "matado".  Pero esa persona prudente, confiable y que cumple lo que promete o lo que se propone, tiende a ser el que vive mas tiempo. Obviamente esta afirmación es valida en igualdad de circunstancias en comparación con otros.

Puedes sospechar que una persona no tiene ese perfil cuando sus promesas no parecen tener muchas importancia para el. Cuando se fija metas pero no hace lo necesario para cumplirlas o el no cumplirlas le deja despreocupado.

El ser concienzudo no es solo un predictor de longevidad cuando se es un niño. De hecho también los adultos concienzudos tienden a vivir más - y también uno puede convertirse en un adulto concienzudo después de ser un despreocupado. Parece inesperado que las personas ahorrativas, persistentes, que no son impulsivas, que son orientadas a los detalles y responsables, sean los que vivan mas años, al menos en el grupo estudiado por Friedman y Martin desde 1920 y reportado en The Longevity Project.

Parece haber tres razones primordiales por las que los concienzudos tienden a vivir más saludables y por mayor tiempo:
  1. Los concienzudos hacen mas cosas por proteger su salud y se involucran en menos actividades riesgosas. Es menos probable que fumen, que beban en exceso, que manejen vehículos a alta velocidad o que abusen de las drogas. Es más probable que sigan instrucciones médicas y que usen cinturones de seguridad.
  2. Las personas concienzudas tienden a ser mas conscientes y saludables. Son las personas que tienden a evitar situaciones de riesgo para la salud, evitando el fumar o el beber alcohol en exceso. Por razones similares tienden a adquirir menos enfermedades riesgosas. Es probable que los concienzudos tengan mayores niveles de serotonina. Los bajos niveles de serotonina inducen a la gente a ser mas impulsivos y adoptar mayores conductas de riesgo.
  3. Las personas concienzudas tienden a llevar vidas mas saludables y a mantener relaciones y matrimonios mas saludables. Buscan mejor sus amistades y valoran las condiciones de trabajo saludables.
¿Cuales son las preguntas que debe uno hacerse para tener una mejor idea de si uno está en el lado de los concienzudos o de los indolentes? Hay cuestionarios extensos sobre este tópico, pero te das una idea haciéndote estas tres preguntas:
  1. ¿Soy persistente para alcanzar mis metas?
  2. ¿Sigo un programa de trabajo?
  3. ¿Me gusta el orden?
Si tus respuestas son afirmativas, probablemente andes en la ruta apropiada. Si hay dudas, hay que pensar en un diagnostico mas a fondo o plantearse que hacer día a día para adquirir esos hábitos - que muy probablemente los poseen familiares o compañeros de trabajo. Luego hay que traducir esos hábitos a comportamientos orientados a la salud.