domingo, 28 de mayo de 2017

La adultez mayor de una gallina.

Un nuevo rol en la parvada: preservar.


A los dos años de edad, se cuenta que una gallina estándar deja de producir huevos o lo hace muy esporádicamente. ¿Pero que hace ella cuando tiene la oportunidad de vivir unos años más? 


Mientras su gallo no cambia su actitud de ser su defensor inseparable, mientras el gallo sigue anunciando las mañanas aunque su voz palidezca, mientras el gallo sigue siendo el primero en salir de su refugio, la gallina tiene que replantearse su futuro cuando llega su adultez mayor.



El futuro de una gallina en la sociedad de los refugios, es diferente al de una gallina libre en un campo sin fronteras.


La gallina de los refugios rara vez ve a sus nietos y muchas veces no ve de nuevo a sus críos. Su redefinición, si ya no es una gallina ponedora, es difícil.


Al primer rol al que acuden algunas, es el de refugiarse en si mismas y dejarse morir de soledad y de extrañeza, con ellas mismas. Ya no tienen que pelear su lugar en la caja ponedora. Tampoco tienen que pelear las preferencias del gallo, que las sigue hasta su último día. La visión de ellas es que su misión en la vida ha terminado.


Otras gallinas adoptan una actitud observante de las otras gallinas: las mas jóvenes, Las que disputan su lugar en la caja ponedora. Las que buscan los favores del gallo. Poco a poco advierten que para ellas hay un rol relevante y profundo.


Entonces empiezan a dar cuenta de su rol de educadoras. Enseñar a los pequeños la diferencia entre una piedra y un grano de maíz roto. Enseñan a no abusar de la luz y a buscar refugio. Enseñan que hay un tiempo para despertar y buscar y otro tiempo del día para buscar refugio y compañía.


Estas gallinas adultas mayores, se definen de nuevo. Cuando se abre la puerta de su refugio tienen una misión que va mas allá de si mismas. Una misión que perdura más alla de su último día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario