miércoles, 28 de junio de 2017

Optimismo y salud después de los 50: las pruebas hablan

De la revista Scientific American, de Septiembre del 2015: "El optimismo en los adultos mayores, si genera un mejor estado general de salud"


"El optimismo en las personas mayores predice menos enfermedades crónicas y una mejor salud general. Una nueva investigación sugiere que el nivel natural de optimismo de las personas tiende a alcanzar su máximo alrededor de los 68 años." 
Por Melanie Tannenbaum. 29/09/2015

¿Tener una perspectiva positiva y optimista sobre la vida realmente puede hacerte físicamente más saludable? Para responder a esta pregunta, se realizó una encuesta nacionalmente representativa que ha estado recopilando datos de miles de estadounidenses mayores de 50 años de edad desde 1992. 




Los investigadores querían saber si los mayores niveles de optimismo podrían proteger a los adultos mayores de los efectos de envejecimiento en la salud mental y física, y si los cambios en el optimismo (en un período de tiempo relativamente corto) daban como resultado cambios positivos en la salud...

Los datos recabados indicaron que, a medida que las personas crecen, se vuelven más optimistas ... hasta que alcanzan los 68 (!). De los 50 a 68 años de edad, los niveles de optimismo promedio siguen aumentando más y más con la edad. Sin embargo, ese patrón cambia en alguna parte alrededor de los 68 años, momento en el que la curva de optimismo de la edad vuelve a caer y los niveles de optimismo promedio empiezan a caer a medida que las personas crecen.

¿Por qué pasó esto? Hay una serie de explicaciones plausibles, pero una posibilidad convincente tiene que ver con la teoría de la autodeterminación, que sugiere que las personas derivan su sentido general de bienestar en la vida de satisfacer tres necesidades básicas: 

  1. Sentirse competente y capaz, 
  2. Sentirse autonomos y 
  3. Sentirse relacionados.


... sin embargo, a medida que las personas se adentran en la edad adulta más avanzada, las tres necesidades básicas empiezan a recibir golpes y decepciones en lugar de apoyos y reconocimientos. Los amigos y los miembros de la familia fallecen, la gente se aleja o se jubila y la gente se le hace mas difícil sentirse capaz, fuerte o autosuficiente...

El optimismo conduce a una mejor salud.
Bueno, los optimistas son ... bastante más saludables que los pesimistas. En términos conductuales, los optimistas son menos propensos a fumar, más activos físicamente y más propensos a comer frutas, verduras y granos enteros, y puede estar relacionado también con la educación y la salud preexistente. Los optimistas también tienen un menor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, requieren menos días de enfermedad para recuperarse de una enfermedad o lesión estresante ...
Los adultos mayores optimistas tienden a ser más sanos - parcialmente debido a las mejores opciones dietéticas (que buscan).
¿Por qué el optimismo es tan bueno para la salud? ... hay muchas explicaciones convincentes posibles para esta correlación ... pero una razón potencial grande es que el optimismo promueve el uso de estrategias adaptativas  cuando se enfrentan a problemas y adversidades. Los optimistas, que por definición se sienten más seguros de que las cosas en sus vidas resultarán bien, probablemente verán el valor en (a) poner tiempo y esfuerzo en la elaboración de estrategias de un plan de acción para abordar los problemas de frente, (b) Preguntando a otros que han estado en situaciones similares por consejo, y (c) buscando oportunidades para usar dificultades o obstáculos como oportunidades para aprender algo nuevo y crecer. 
A diferencia de los pesimistas, los optimistas son menos propensos a responder a las dificultades o obstáculos por vivir en las emociones negativas o el uso de estrategias de separación para evitar problemas (por ejemplo, ver televisión, soñar despierto, beber o tomar drogas).
Si usted piensa que todo (o la mayoría de las cosas) en su vida funcionan bien, no hay razón para no tratar de usar estrategias de adaptación para solucionar cualquier problema o dificultad que pueda encontrar. En la práctica, esto significaría que alguien frente a la perspectiva de una salud deteriorada relacionada con la edad, por ejemplo, enfrentaría activamente este obstáculo al ejercitar más, comer mejor, forjar nuevas conexiones sociales y / o programar visitas regulares con un médico para Crear pues una estrategia para un envejecimiento saludable. No es ninguna sorpresa que las personas que buscan activamente estas estrategias proactivas, acabarán siendo más sanas que sus contrapartes pesimistas, que son más propensas a responder a las mismas preocupaciones bebiendo más, viendo más TV, aislarse de otros, sentirse desesperada o hablando de sus emociones negativas sobre el envejecimiento.

La buena noticia es que usted no necesita nacer natural optimista para cosechar los beneficios de esta investigación. Sí, el optimismo es algo hereditario (alrededor del 25% de la variación natural en el optimismo se debe a los genes), pero el otro 75% se reduce a las influencias sociales de las personas, las experiencias personales y las opciones activas para ser más optimista. Si no ha sido una persona optimista hasta el momento, no es demasiado tarde para convertirse en uno y beneficiarse; No sólo el optimismo predice una mejor salud, sino que los aumentos en el optimismo también predicen mejoras en la salud. 
Al mirar las respuestas de la encuesta dadas durante los dos puntos de tiempo diferentes separados por cuatro años, las personas mayores que se volvieron más optimistas con el tiempo también reportaron una salud significativamente mejor en la segunda medición que en la primera. Créalo o no, entrenarse a ser más optimista en la vida cotidiana puede acabar teniendo un gran efecto en su propia salud física y mental.
...

Tomado, traducido y resumido de:
El optimismo es bueno para la salud..

lunes, 5 de junio de 2017

El secreto de la longevidad feliz: el optimismo

Aprendiendo a ser optimistas


  Uno sabe cuando los encuentra. Son los que 
saben ver el vaso medio lleno cuando los demás ven el agua agotándose. Son aquellos a los que hay que convencer de que las cosas no pintan bien. Son los que se despiertan con ganas de hacer lo que han decidido que toca hacerse. Son los optimistas.




  El optimismo es uno de los caminos que lleva a la sensación de felicidad y una demostrada estrategia contra varias de las llamadas malestares y enfermedades mentales simples y complejas.


Habemos muchos que no somos optimistas consumados, pero que cada día nos proponemos un ejercicio que fortalezca ese músculo cotidiano que se manifiesta como optimismo. 

Pero fuera de lo anecdótico, varios esfuerzos se han hecho y se han demostrado sobre el cómo desarrollar en los niños y los adultos una visión optimista de corto y largo plazo.




Una de las técnicas más difundidas es la llamada Mi Mejor Posible Futuro. Es una actividad tan simple que cuando se realiza de manera cotidiana unos 15 minutos diarios, impresiona la claridad y el optimismo que nos puede inyectar.  

El procedimiento es muy simple: escribe en una libreta simplemente como esperas verte en 1, 3, 5 o 15 años con descripciones cada vez más precisas. Escribe como te lo vayan dictando tus expectativas. 



Luego podrás ir clasificando lo que escribes y podrás incluso ir vinculando cada uno de las áreas o actividades sobre las que tienes expectativas.   Pero hazlo de manera consistente y repetida. Al final de cada semana ordena lo que has puesto y refina las acciones que te pueden llevar a ese futuro esperado. 

Recuerda que todos los rubros de tu vida son importantes y relevantes: tu profesión, tu reputación, tu familia, tu pareja, tu salud, tu ingreso, etc.  


En los siguientes posteos iremos revisando lo que se ha podido conseguir con esta simple técnica que ha servido para personas de todas las edades en los más diversos ambientes: escuelas, negocios, hospitales, etc.


Este adendum te sirve para hacer el ejercicio:

El optimismo es una herramienta poderosa para aumentar la felicidad y la satisfacción con la vida, ya que aumenta los sentimientos positivos acerca del futuro, aumenta la auto eficaciay da lugar a profecías auto cumplidas. El objetivo de este ejercicio es que experimentes el poder del pensamiento optimista.

Intro 
Investigaciones anteriores han demostrado de manera convincente que la escritura expresiva acerca de uno mismo y de los sentimientos de uno tiene numerosos beneficios para la salud, el ajuste emocional y bienestarEn este ejercicio, se podrá visualizar y escribir acerca de tus yos posibles. Escribir sobre uno de nuestras posibles identidades, puede mejorar la autor regulación, ya que proporciona la oportunidad de aprender acerca de uno mismopermite conocer mejor y re-estructurar las prioridades propias, y permite comprender mejor los motivos de uno y nuestras reacciones emocionalesPor lo tanto, este ejercicio puede servir para integrar las experiencias de vida en un marco significativo y permitirá obtener una sensación de (auto) control.
 


Instrucción: 
Escribe durante 15 a 20 minutos cada vez sobre las distintas experiencias y temas. Aquí están sus instrucciones específicas:

"Piensa en tu vida en el futuro: 1, 2, 3, 5 o 15 años. Imagina que todo te ha ido tan bien como fuera posible. Has trabajado duro y has tenido éxito en el cumplimiento de todos tus objetivos de vida. Piensa en esto como la realización de todos sus sueños de la vidaAhora, escribe acerca de lo que imaginas, detalladamente ".

Realiza esto durante 20 minutos por día durante tres semanas seguidos.